Saltar al contenido
D

Diferencia entre discípulo y apóstol

Diferencia entre discípulo y apóstol
1.6 (32.31%) 13 votes

Un discípulo es aquella persona que sigue a un maestro o líder con el fin de aprender una determinada doctrina o línea de pensamiento. En el cristianismo se consideraba discípulos a los seguidores de Jesús, mientras que un apóstol era un hombre escogido por el mismo Jesús para aprender de él y difundir su Palabra.

Discípulo

Es un término que se utiliza para referirse a un individuo que sigue una doctrina o a un maestro. Es decir, para que exista un discípulo tiene que existir un maestro o líder que inculque en el discípulo una doctrina, un estilo artístico o una línea de pensamiento con el fin de guiarlo en su crecimiento.

En el caso del cristianismo, los discípulos de Jesucristo fueron los doce apóstoles escogidos por el mismo Jesús para que aprendieran de él y le ayudaran a predicar su palabra y difundir sus ideas religiosas.

Cuando Jesús murió, los discípulos formaron un grupo de seguidores para divulgar lo aprendido. Vivian juntos y se les conocía como “Primera Comunidad Cristiana”. De esta comunidad surgieron los futuros discípulos, convencidos del valor y la verdad de las propuestas que defendían.

Apóstol

En el cristianismo, apóstoles fueron los hombres escogidos por Jesús para que actuaran como “pescadores de hombres”, es decir, para que multiplicaran su presencia y enseñaran su mensaje.

Los apóstoles tenían como meta el convertir en discípulos del cristianismo a todo aquel que creyera en Jesús y siguiera sus enseñanzas, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Los apóstoles originales fueron los doce discípulos escogidos por Jesús, a los que luego se les sumaron Matías y Pablo de Tarso.

Diferencia entre discípulo y apóstol

  • Un discípulo es una persona que sigue a un maestro y aprende de él. En el caso del cristianismo, se considera discípulo a todos aquellos que siguen las enseñanzas de Jesús de Nazaret.
  • Los apóstoles fueron los doce discípulos escogidos por Jesús para propagar sus enseñanzas a futuros discípulos cristianos.